Calderas de condensación… ¿Ahorran realmente?

Caldera Condensación

Las calderas de condensación se han convertido en las calderas a gas más solicitadas del sector de la calefacción gracias a su eficiencia y precio.

¿Por qué las calderas de condensación son las más demandadas? ¿Qué diferencias hay entre una caldera a gas stándard y una de condensación? ¿De verdad existe tanto ahorro? Veamos a continuación en este artículo cuán de ciertas son estas suposiciones.

Las calderas de gas convencionales se pueden sustituir por calderas de gas de condensación, independientemente de cómo sea la instalación. Una caldera de condensación ofrece un rendimiento más alto que una de no condensación (y a un precio similar): ahorran energía, gastan menos, y aportan un alto nivel de confort siendo la solución ideal para obtener calefacción y agua caliente.

Las calderas de condensación son las calderas más eficientes del mercado con un rendimiento superior al 100%, independientemente de la marca. ¿Cómo se consigue este rendimiento? Muy sencillo,  se consigue aprovechando el calor latente de los humos procedentes de la combustión. Al enfriar estos humos por debajo de la temperatura de rocío (temperatura en la que el vapor de agua pasa de estado gaseoso a líquido) se libera energía en forma de calor que es aprovechada para calentar el agua del circuito.

Sin lugar a dudas, la instalación de una caldera de condensación para generación de calor es la mejor elección respecto a cualquier otro tipo de caldera. Y… ¿Por qué?:

  • Por ahorro energético.
  • Por confort
  • Por protección al medio ambiente (emisiones muy bajas de NOx)
  • Por reducción de emisiones de CO2

 

Ahorro Energético Caldera de Condensación

Una de las grandes ventajas que comporta la instalación y compra de una calderas a gas de condensación es, sin ir más lejos, su gran ahorro. No importa la marca que compremos. Su capacidad de aprovechar gran parte del calor que se pierde en forma de vapor de agua en el humo de la combustión genera un rendimiento extra que permite consumir entre un 15 y un 30% menos de gas según el tipo y uso de instalación.Y es que la diferencia entre una calefacción convencional y otra impulsada por una caldera de condensación oscila entre el 19% y el 35% de ahorro de gas. Nuestros precios en la factura del gas se verán rebajados.

Otra de las grandes ventajas de este tipo de calderas es que son aptas para sistemas centralizados en edificios, viviendas unifamiliares o pisos.

Funcionamiento Caldera de Condensación

Reducción de emisiones de CO2 con una caldera de Condensación

Caldera CondensaciónLas calderas de condensación son mucho más que una caldera de gas, la condensación es la tecnología que mayor rendimiento proporciona y, por lo tanto, la que más respeta el medio ambiente y menor consumo de gas genera a las instalaciones de calefacción y agua caliente.  De esta manera, al aumentar el rendimiento y consumir menos gas, acabas reduciendo las emisiones CO2 con su consiguiente impacto medio ambiental.

No olvidemos que la principal ventaja que ofrecen las calderas de condensación frente a las calderas tradicionales de gas es un mayor rendimiento con un menor consumo de combustibles fósiles; lo que se traduce en menos emisiones de CO2 y un ahorro significativo en la factura de gas.

 

Información Caldera de Condensación

Pol-Xavier

Pol-Xavier

Técnico en Clima, Calefacción y Energías Renovables

Leave a Response

* Campo obligatorio